Carta abierta a la consejera de Cultura: La consejera da la espalda a la Ley de la Cultura de Andalucía

Posted on Posted in Noticias

Reproducimos el contenido íntegro de la carta dirigida a la consejera de Cultura y Patrimonio Histórico en referencia a su ausencia en el debate de toma de consideración de la Iniciativa Legislativa Popular y de los Ayuntamientos para una Ley Andaluza de la Cultura el 6 de abril de 2022 en el Parlamento de Andalucía

 

Estimada Sra. Consejera Dª Patricia del Pozo:

Le mandamos esta carta abierta con nuestra mejor intención y respeto, considerando que la sociedad ha de saber el significado de lo que ha sucedido en el Pleno del Parlamento el 6 de abril de 2022.

Usted, que es la responsable máxima de la política cultural en Andalucía, no vino a escuchar la defensa de una Ley de la Cultura que hemos elaborado en el sector. ¿Por qué? Usted no considera necesaria esta Ley. ¿Tampoco considera necesario escuchar lo que teníamos que decirle a usted y al Parlamento, que es la casa de todos los andaluces? Quiero informarle de que la defensa que leyó D. Antonio Muñoz, como representante de la Comisión Promotora de los Ayuntamientos, fue escrita en cooperación con profesionales que habíamos liderado este proceso.

Usted sabía que el texto de la Ley había sido trabajado por el Grupo de Rescate del Sector Cultural Andaluz, integrado por 52 entidades profesionales y empresariales de todos  los ámbitos de la cultura en nuestra tierra, coordinado por la Asociación Andaluza de Profesionales de la Gestión Cultura-GECA, y que en su conjunto representamos a más de 4.000 profesionales. Usted sabía que en la redacción de la Ley se han comprometido especialistas que trabajan en el ámbito judicial, en la UNESCO o directamente en el campo de la legislación cultural, y que también nos asesoraron juristas de las Universidades andaluzas. Usted sabía que dicho texto fue discutido durante meses por entidades y personalidades expertas en materia de cultura. Todo el proceso ha durado dos intensos años en los que, en medio de la pandemia, el sector se ha unido por primera vez en la historia y por primera vez en una comunidad autónoma de España. ¿Para qué nos unimos? Se lo voy a recordar, porque también esto lo sabía: para dejar de hablar “de lo mío” y empezar a hablar “de lo nuestro”, es decir, para abordar no cada arte o servicio cultural, sino las necesidades y demandas de la ciudadanía y los territorios en materia de cultura, y del sector. ¿No merece esto un poco de respeto por parte de su Consejería? ¿No merecía esto un poco de su tiempo en el día en que íbamos a exponerle la defensa de la Ley de la Cultura de Andalucía? Pero usted no vino a escucharnos, siendo la máxima responsable de la política cultural en nuestra tierra.

Su partido ha permitido que la mayoría que sostiene el gobierno de la Junta intentara destrozarnos con soflamas impresentables, acusando al proceso de obedecer a intereses partidistas. Lo más desconcertante en las intervenciones fue que no escuchamos ningún argumento técnico contrario a nuestra propuesta técnica en forma de ley. ¿Olvidó usted que, como profesionales de la cultura, le ofrecimos liderar el proceso legislativo antes que a nadie en junio de 2020 y por segunda vez en abril de 2021? ¿Olvidó usted cuando hace un año le comunicamos, como profesionales de la cultura, que Ayuntamientos del PP, de Ciudadanos o de coalición de ambos, como Granada en 2021, Málaga, Córdoba, Almería, Guadix, Porcuna, Laujar de Andarax, no contestaron nunca a nuestra solicitud de adhesión al proceso legislativo y que de todo esto tenemos constancia documental? Porque el mayor deseo del sector profesional de la cultura era que usted se hiciera cargo del proceso y que éste reflejara la diversidad ideológica de los municipios de Andalucía. Pero todos esos Ayuntamientos del PP, Cs o de ambos, nos dieron la callada por respuesta, a pesar de que les insistimos una y otra vez a sus respectivas Alcaldías y Concejalías. Cuando ya vimos que no iban a responder nunca, nos vimos obligados a resolver de otra manera la adhesión de los 10 municipios que exige como mínimo la Ley de Iniciativa Legislativa Popular y de los Ayuntamientos de Andalucía. Y nos dio esperanza constatar que en ningún Pleno Municipal donde se aprobó el texto de la Ley recibió el voto en contra de ningún concejal de ningún partido. Todo esto usted lo sabía.

Y al final usted nos ha abandonado, sra. Consejera. Y la mayoría parlamentaria que sostiene el gobierno andaluz ha aprovechado para intentar despedazar una iniciativa bella, justa y  buena, concebida con espíritu de consenso y desde la más absoluta profesionalidad de la cultura. ¿Cree usted que eso es lo que merecíamos? ¿Cree usted que esa es la respuesta lógica de la máxima responsable de la política cultural en Andalucía? Al dolor y la devastación que ha causado la pandemia en personas y familias del sector, se ha sumado esta extraña respuesta que usted nos ha ofrecido.

No le importa que la cultura tenga un marco de seguridad jurídica definido y estable. Según usted no lo necesitamos. Según usted, no lo necesitamos ni la ciudadanía ni los municipios ni los técnicos municipales ni los autónomos ni empresas de la cultura en los diferentes oficios creativos, técnicos y de gestión que desarrollan.

Pues sí lo necesitamos, sra. Consejera. Necesitamos regular los derechos culturales de la ciudadanía, formalizar la participación en el diseño de las políticas culturales, reconocer con seguridad jurídica el enorme esfuerzo que los Ayuntamientos aportan a la cultura, abordar con dignidad la profesionalización del sector, ampliar la importancia de la organización de la cultura en campos como la educación, la comunicación, el turismo, la salud, la ciencia. Y lo necesitamos hacer desde la mayor: una norma con rango de ley.

Usted esgrime que es suficiente con órdenes, decretos y sobre todo algunas leyes específicas ya aprobadas: patrimonio, museos, cine, bibliotecas. Y se acabó. ¿Y los demás sectores? ¿Dónde su reconocimiento y regulación normativa al máximo nivel? ¿Cuántas leyes específicas está dispuesta a hacer? ¿La del flamenco, si llega a buen puerto? ¿Y los demás sectores? ¿No merecen igual tratamiento? ¿De verdad no ve razonable crear un marco general de seguridad jurídica, desde el cual coordinar con sentido y dignidad el diverso mundo de la cultura? Hemos hecho un trabajo arduo que usted no ha valorado y por eso nos ha ninguneado. No lo esperábamos de usted ni de su gobierno. Y queremos informar al sector, a los medios y a la ciudadanía de lo que ha sucedido. Porque la sociedad así lo merece.

Seguimos donde estábamos antes de que usted llegara a su cargo. Y seguiremos aquí cuando deje de estar: peleando por algo más grande que un interés particular, es decir, por la dignidad y los derechos de la cultura en nuestra tierra.

ASOCIACIÓN GECA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *